Verdes EQUO celebra la protección del lobo, pero se entristece por la tórtola

VERDES EQUO, a través de su Red de Derechos Animales, celebra que la Comisión Estatal de Protección del Patrimonio Natural y la Biodiversidad se haya posicionado a favor de la protección del lobo, un paso clave para que se prohíba definitivamente la caza del amenazado cánido. Lamenta sin embargo, que no se haya aprobado el mismo estatus para la tórtola europea también amenazada.

Dicha Comisión, formada por el Estado y las CCAA, han refrendando la inclusión del Canis lupus signatus en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial (LESRPE) en todo el territorio estatal tal y como recoge la Directiva Hábitats 92/43/CEE, en su Anexo V, incluye al lobo dentro de las especies de interés comunitario que deben ser objeto de protección” explica Isabel Galavís, coportavoz de la Red de Derechos Animales del Partido ecologista.

La propuesta de incluir la tórtola como especie vulnerable no sale adelante, lo que va a suponer un expediente sancionador para el estado de España por incumplimiento del dictamen de la UE que exigía ese nivel de protección.

 

 

Esta medida supone un paso importante para una futura y efectiva protección del lobo ibérico en todo el territorio nacional” aclara Gabriel Moreno, coportavoz de la Red de la formación política integrada en el Partido Verde Europeo, “su caza no debe ser en ningún caso una opción si de lo que se trata es de la protección y, en algunos casos, la reintroducción de la especie en algunas comunidades autónomas”.

“Por todo ello, se hace necesario un esfuerzo por parte de la industria ganadera para la conciliación de la presencia del lobo en los montes de Cantabria” incide Isabel Galavís “EQUO como partido ecologista insiste en la importancia de un diálogo y educación de los sectores implicados para garantizar la convivencia lobo y ganado y que la ganadería, con las ayudas necesarias, debe implementar medidas preventivas y de manejo para reducir los daños, que en muchos casos vienen dados por perros de fincas colindantes malnutridos, o abandonados por sus dueños”.

“Al ser un problema complejo exige de un debate basado en los necesarios estudios científicos de la población de lobos, datos de ataques, daños producidos,…y todo ello con información pública, tal y como indica el Supremo” manifiesta Gabriel Moreno “junto con un análisis de las distintas alternativas aumentando, la contratación de los tradicionales pastores (que aumentaría el empleo joven y local) acompañando al ganado, restauración de cabañas ganaderas de montaña, cierres móviles,…” .

“Hay que terminar con actuaciones como la caza furtiva, batidas de lobos en época de cría, matanzas de lobas con cachorros,…” remarca Isabel Galavís “Y poner más en valor las buenas prácticas que se dan en otros lugares en donde hay experiencias de turismo rural que valora la naturaleza y la presencia del lobo que den valor añadido a esta zonas tan necesitadas de medidas de apoyo económico.”

La Red de Derechos Animales de VERDES EQUO entiende que se debe garantizar la protección de la biodiversidad, potenciando los servicios ecosistémicos y conservando los hábitats y los paisajes, tal y como implica el cumplimiento de los compromisos ambientales de la normativa UE, incluida la PAC, y respetar el papel que aporta el lobo dentro de la fauna y del conjunto del patrimonio natural.